Páginas

viernes, 25 de marzo de 2016

Peña Santa Lucia 1.854 m. “Nuestra montaña palentina nevada”



Peña Santa Lucia 1.854 m.
“Nuestra montaña palentina nevada”

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)
“Sensaciones en la cima”
22 de marzo de 2016

 



 Es una ruta con montañas de poca altura y no crea grandes dificultades, Se agradece pisar la nieve.

Desde Cervera en coche hasta el pueblo de Santibáñez de Resoba - 13 km- por el Valle Estrecho, ruta de los pantanos. Dejamos los coches en Santibáñez y nuestro amigo Fernando y Eloy -del Molino- nos recogen en Vidrieros y nos acercan a los coches en Santibáñez.
Iniciamos la ruta. A la izquierda Peña Escrita, alto de las Saleras, ascenso a Peña Lucia y bajada a el pueblo de Vidrieros.
Comemos en el Restaurante el Molino de Vidrieros. Como siempre, tienen una oferta gastronómica de primera y una atención exquisita.

Recorrimos 9 km.
Caminantes:  Manolo, Luis, Otto, Alberto- Teo y Busta.


“cementerio” de las plantas vivientes.


 Alcanzado la cima de Santa Lucia


Son muchos y variados futuros árboles frutales . La semilla?

“Sensaciones”

Peña Santa Lucia 1.854 m.
 “Nuestra montaña palentina nevada”


Son las primeras horas de la mañana y  a pesar de alguna nube, el sol brilla con fuerza. Se respira un aire puro, fresco. Caminamos como siempre con ilusión y el silencio se rompe con charlas animadas. Cruzamos valles altos, a la izquierda Peña Escrita, Hoyos Podridos, Alto de las Saleras.
Antes de iniciar el ascenso a la Peña Santa Lucia pasamos por el enorme “cementerio” de las plantas vivientes. Bromeamos con la ocurrencia. Son numerosas hileras de tubos protectores de plantas que hacen el efecto de esos gigantescos cementerios llenos de tumbas de la Segunda Guerra Mundial. Son muchos y variados futuros árboles frutales que se siembran y se protegen para obtener bayas y otros frutos y así salvaguardar la continuidad del oso pardo.
Hemos pisado nieve, hemos alcanzado la cima de Santa Lucia. Tras la caseta del vigilante nos resguardamos del viento. El entorno es único, es un espectáculo fascinante y disfrutas de la imagen grandiosa que proyecta el imponente y nevado pico Curavacas y las Canchas de Ojeda.

Vamos descendiendo y sumergidos en la naturaleza disfrutas del sabor y olor de montaña y redescubres el Curavacas y sus alrededores. Encuentras cuevas que desconoces, imágenes de piedras durmientes y siempre te sorprende. este mágico paisaje de la montaña palentina.


Las Canchas de Ojeda


Pantano de Camporredondo.


Imágenes de piedras durmientes.
Imaginación, ¿ves la cabeza del perro?



Los intrépidos montañeros palentinos


Ya queda menos para alcanzar la cima de Santa Lucia.


Contraste de colores





Contemplación


El pico Curavacas quiere aparecer entre la niebla.


A lo lejos corren un grupo de ciervas 


La bajada era muy empinada 


Es un espectáculo fascinante y disfrutas de la imagen grandiosa que proyecta el imponente y nevado pico Curavacas 


Al fondo el Pico Curavacas





Hemos sobrepasado casi al Pico Curavacas.


Imaginación





Encuentras cuevas que desconoces,


Curavacas



El pueblo de Vidrieros y al fondo el Pico Curavacas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario