jueves, 24 de septiembre de 2015

La berrea en los bosques de Resoba -El Valle estrecho- Montaña Palentina.



La berrea en los bosques de Resoba                
El Valle Estrecho
Montaña Palentina

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante por pequeño que sea y siempre se camina animado de disfrutar del día)

“Sensaciones en la cima”

23 de septiembre de 2015

La ruta es de dificultad baja. Recorrido circular. Empezamos y terminamos en el pueblo de  Resoba. Subimos por el camino del cementerio, llegamos a Milares y ascendemos al monte El Cuajo o de Los Cintos y al Monte del Obispo desde donde observamos la berrea.
 Recorrimos 14 km.
Caminantes: Luis, Otto, Alberto, Manolo, Keko, Jesús y Teo.


La atractiva  Peña Escrita



“Sensaciones”

La berrea en los bosques de Resoba                
El Valle Estrecho  –Montaña Palentina-

Primer día de otoño, un regalo otoñal de esparcimiento que nos hemos hecho. Paseo por bosques de robles y ascenso por pequeñas montañas que se encuentran en estos parajes naturales del pueblo de Resoba.
Estamos sobre el valle de Milares, un bosque de robles, un arroyo, el Monderio, el escondite del oso, y como dice Luis “la capilla Sixtina del oso”. Habría que estar mucho tiempo al acecho para poder disfrutar de su presencia.
Hemos llegado a lo más alto del monte El Cuajo o de los Cintos. Una panorámica fantástica. Al fondo, en el cordal de la Peña, el gigante dormido, dice la leyenda….,  y la atractiva Peña Escrita.
Mis amigos conocen estos alrededores y comentan, allí el Collado de Linares, La Collada la Ciosa, Calleja de Cebollas.
Nos acercamos al Monte del Obispo, despacio, siseamos, silencio. Observamos desde la distancia parapetados tras una roca. Abajo, entre los robles, todo es ruido y movimiento, es un espectáculo para los sentidos. Es la berrea, los gritos del amor, los bramidos desgarradores de los ciervos que se golpean y luchan. Son dos machos entrechocando sus astas para conseguir el mejor harén de ciervas. 
Mira, han salido a campo abierto y marcan su espacio, su terreno. Y escuchamos la música de sus amoríos, los sonidos entremezclados de los dos valles. Los amoríos de los ciervos en los valles de Milares y el valle La Silva del entorno de Resoba.



La atractiva  Peña Escrita y sus bosques.



Estamos sobre el valle de Milares, un bosque de robles, un arroyo, el Monderio, el escondite del oso, “la capilla Sixtina del oso” dice Luis


Pantano de Requejada y Pantano de Aguilar

video

Bueno, los vídeos son cortos, porque no me permite el blog subirlos.
No son de buena calidad, pero que vamos hacer.  Subir el volumen.

video




Mira, han salido a campo abierto y marcan su espacio, su terreno. Se les ve muy pequeños.


Primer día de otoño,



 Panorámica desde el monte El Cuajo


Al fondo, en el cordal de la Peña, el gigante dormido, dice la leyenda….,


 Primer día de otoño, un regalo otoñal de esparcimiento que nos hemos hecho.




Observando la berrea-----         Foto Keko


Observamos desde la distancia parapetados tras una roca...foto keko

viernes, 11 de septiembre de 2015

Peña Oracada 1.819 M. y el Barranco Santa Eulalia- Montaña Palentina.



PEÑA ORACADA 1.819 M. Y EL BARRANCO SANTA EULALIA                  
(Desde el pueblo de Traspeña)
Montaña Palentina

(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante por pequeño que sea y siempre se camina animado de disfrutar del día)

“Sensaciones en la cima”

9 de septiembre de 2015
La ruta es de dificultad media. Recorrido circular. Empezamos y terminamos en el pueblo de  Traspeña. Subimos por el Barranco de Santa Eulalia. Hay otras rutas alternativas. Yo la última vez que ascendí a la Oracada fue el 15 de abril 2012, había nieve y partimos desde el pueblo de Cubillo de Castrejón –Manolo, Gelo Mª Paz, Marisa y Teo- y en otras ocasiones hemos ascendido por Tosande cruzando los Tejos y el Pico Cantoral.
Recorrimos 9 km.
Caminantes: Luis, Teo Hernández,  Alberto, Manolo, Keko y Teo.


 En este cordel de la Peña, sorprende gratamente la magia del pequeño Pico Urrieyu palentino, le contemplas y su presencia, seduce y trasmite una atractiva elegancia.



“Sensaciones”

PEÑA ORACADA 1.819 M. Y EL BARRANCO SANTA EULALIA                  
(Desde el pueblo de Tras peña)

 Para los poco iniciados en la montaña, la palabra barranco  sobrecoge e imaginas un espacio abrupto, resbaladizo, peligroso. Barranco hasta fonéticamente suena a grueso, a poderío, el que va evocado al precipicio, a paredes verticales, zona entrecortada.
Pero nuestro Barranco Santa Eulalia, trasmite sensación de quietud, de calma y tranquilidad. En invierno, tal vez sus aguas se precipiten con fuerza y arrastren todo lo que encuentran en su camino.
El ascenso por el Barranco de Santa Eulalia, es cómodo, no conlleva peligro alguno; en su parte alta hacemos un pequeño esfuerzo para pasar un tramo de rocas planas e inclinadas,  desgatadas, desgarradas por las aguas torrenciales.
En nuestra marcha, a la izquierda la atractiva Peña Redonda y el Pico Burrión. En este cordel de la Peña, sorprende gratamente la magia del pequeño Pico Urrieyu palentino, le contemplas y su presencia, seduce y trasmite una atractiva elegancia.
En la cima de la Peña Oracada una torre de piedras apiladas hacen de mástil. Aire transparente, algunas nubes se desplazan a gran velocidad; contemplas sierras y parajes en un inmenso y maravilloso circo de montañas, la Peña Celada, Las Cruces, el Pico Almonga; al fondo, Pico Lezna, Curavacas, Pico Murcia y el Espiqüete. Por la cara sur el Alto Cueto, Pico Fraile, la Peñillas de Castrejón –informa Alberto- varios pueblos, una explanada de tierras de siembra y diferentes explotaciones mineras abandonadas.
Descendemos por una vaguada, terreno árido, vegetación pobre, pequeños robles y encinas, subimos al Pico Campollano y cruzamos el Monte de Traspeña.




la palabra barranco  sobrecoge e imaginas un espacio abrupto, resbaladizo, peligroso.



Pero nuestro Barranco Santa Eulalia, trasmite sensación de quietud, de calma y tranquilidad. 



En su parte alta hacemos un pequeño esfuerzo para pasar un tramo de rocas planas e inclinadas,  desgatadas por las aguas torrenciales.







En este cordel de la Peña, sorprende gratamente la magia del pequeño Pico Urrieyu palentino, le contemplas y su presencia, seduce y trasmite una atractiva elegancia.


En nuestra marcha, a la izquierda la atractiva Peña Redonda y el Pico Burrión. 



Hay momentos que hay que salvar rocas para el ascenso





Vista espectacular, Peña Celada, al fondo el Curavacas.


En la cima de la Peña Oracada una torre de piedras apiladas hacen de mástil.


Descendemos por una vaguada, terreno árido, vegetación pobre,


Pero vistas espectaculares


Quien no reconoce nuestras montañas palentinas emblemáticas.


Al fondo la imponente  Peña Redonda


El día fue fantástico.


Varios pueblos, una explanada de tierras de siembra y diferentes explotaciones mineras abandonadas.


En nuestra marcha, a la izquierda la atractiva Peña Redonda y el Pico Burrión.



viernes, 4 de septiembre de 2015

Pico las Cruces 1.566 m. y Pico del Té 1.501 m. (Ruesga-Cervera) Montaña Palentina





PICO LAS CRUCES 1.566. M. Y  PICO DEL TE 1.501 M.                  
(Ruesga- Cervera)
Montaña Palentina
(Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante por pequeño que sea y siempre te anima a caminar para disfrutar del día)

“Sensaciones en la cima”

2 de septiembre de 2015

La ruta es de dificultad media- baja. Recorrido circular. Empieza y termina en el pueblo de  Cervera de Pisuerga. Hay otras rutas alternativas, como ascender desde  el pueblo de Ruesga.
Recorrimos 13 km.
Caminantes: Luis, Teo Hernández,  Alberto, Manolo y Teo.


 Nos sorprende la temprana explosión del color otoñal de los robles. Algunas hojas marrones, rojas y amarillas en sus ramas; en el suelo, hojas secas.



“Sensaciones”

PICO LAS CRUCES 1.566. M. Y  PICO DEL TÉ 1.501 M.                  
(Ruesga-Cervera)

 Primeras horas de la mañana a punto de rayar el alba. ¡Ah no!, que son las nueve de la mañana, en qué estaría yo pensando, si ya por comodidad, no somos madrugadores. Alguien dirá, vaya montañeros.
Hemos partido desde Cervera, atrás dejamos el río Ribera, el Molino de Valdesgares. 
Entre un bosque de robles, caminamos por un sendero casi oculto por el ramaje y las hojas. Arriba a la derecha, el Pico Almonga, abajo a nuestra izquierda, la estación de trenes de la Robla.
Pasamos por Campazo y vamos ascendiendo atravesando un enorme y atractivo encinar de hojas, verde oscuras.
Son los primeros días de septiembre, día dos, y nos sorprende la temprana explosión del color otoñal de los robles. Hojas marrones, rojas y amarillas en sus ramas; en el suelo, hojas secas.
La marcha requiere poco esfuerzo, un pequeño  impulso sobre unas rocas y alcanzamos la cima del Pico del Té, 1.501 m. Atravesamos una crestería de rocas sin apenas desnivel y hacemos “la hombrada” de pisar el Pico Las Cruces 1.566 m. – hemos salvado cincuenta y seis metros de desnivel-. Su cima es pedregosa con un triste mástil de madera, pero con una panorámica fantástica. Una suave y atractiva neblina navega sobre las montañas, Valle de Tosande, La Tejeda, La Oracada, los picos emblemáticos de la montaña palentina, muy cerca el Pico Navajo, abajo el pantano de Ruesga, El Parador de Cervera.
Descendemos a campo abierto dirección Ruesga, hayas, enebros, el maíllo –manzano silvestre-.
Hemos disfrutado del día.



Nos sorprende la temprana explosión del color otoñal de los robles. Algunas hojas marrones, rojas y amarillas en sus ramas; en el suelo, hojas secas.






Atravesamos un enorme y atractivo encinar de hojas, verde oscuras.







Alcanzamos la cima del Pico del Té, 1.501 m.




Atravesamos una crestería de rocas sin apenas desnivel



Una suave y atractiva neblina navega sobre las montañas,


Pico Las cruces 1.566 m


Un paisaje fantástico desde el Pico Las Cruces



El enebro, con su fruto, del que se obtiene la ginebra


Descendemos a campo abierto dirección Ruesga, hayas, enebros, el maíllo –manzano silvestre-.