miércoles, 21 de junio de 2017

Cueva del agua (Peña de Traspeña) Montaña palentina



Cueva del agua en la Peña Traspeña
“Era un sueño y el sueño se cumplió” Luis
 “Montaña Palentina”

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)
“Sensaciones en la cima”
20 de junio de 2017

        Partimos en coche desde Cervera “un grupo” de dos y nos acercamos al pueblo de Cubillo de Castrejón. Tomamos el camino a la Peña de Traspeña, cruzamos la vía y ascendemos entre encinas, robles y pedregales, tomando como referencia la parte izquierda del posadero de los buitres, hasta que llegamos a la cueva del “sueño”, nos recreamos y de nuevo hasta la cima y otros recorridos.

Dificultad; media
Distancia ida y vuelta:  12 km.
Montañeros:  Luis, y Teo
            


“La cueva del agua de Traspeña” que este año no tiene agua






video


 “Sensaciones”


La sombra voladora de un buitre carroñero, elevas la vista, le contemplas, planea. Su cabeza desnuda, patas recogidas, alas extendidas.
Del llano a la cumbre. Pasas entre los troncos retorcidos de los robles y encinares, dejas la senda, asciendes por terrenos pedregosos. Cada descanso se convierte en “un mirador de altura”. Contemplas una panorámica grandiosa. Abajo el valle, la llanura, bosques de pinos, terrenos sembrados, las claras aguas embalsadas, “el mar de Traspeña”. Dicen que ahí hubo una antigua mina de cielo abierto.
Nuestra vista se dirige hacia arriba, hacia las paredes de la roca, hacia el extremo del posadero de los buitres, queremos que se cumpla “el sueño”. Ya no hay alimoches, dice Luis con añoranza, ese alimoche de silueta ágil, de vuelo majestuoso.
No hay prisa, disfrutamos del aroma de la montaña. Plantas que crecen en las grietas de la roca, orégano, tomillo, jara, mostajo.
Estamos en “La cueva del agua de Traspeña” que este año no tiene agua. Se abre en unos riscos calizos, Sorprende gratamente la cavidad con dos pisos, dos bocas, una galería. Su presentación impacta. Se deja entrever algo artístico en la portada de estos caprichos de la naturaleza.   Hoy no la exploramos, no venimos preparados, los mosquitos te asfixian.
Ascendemos a lo más alto. A la izquierda se eleva la Peña Redonda, al fondo el majestuoso Curavacas, a la derecha la Oracada con sus tejos. Mientras recorremos la explanada, una manada de ciervas cruza la montaña con saltos veloces y elegantes.





Pasas entre los troncos retorcidos de los robles y encinares, 



Dejas la senda, asciendes por terrenos pedregosos.


Contemplas una panorámica grandiosa. Abajo el valle, la llanura, bosques de pinos, terrenos sembrados, las claras aguas embalsadas, “el mar de Traspeña”. Dicen que ahí hubo una antigua mina de cielo abierto.





Nuestra vista se dirige hacia arriba, hacia las paredes de la roca, hacia el extremo del posadero de los buitres, queremos que se cumpla “el sueño”.






Sorprende gratamente la cavidad con dos pisos, dos bocas, una galería. 



“Era un sueño y el sueño se cumplió”  (Luis)


Eramos "un grupo" de dos.


Cada descanso se convierte en “un mirador de altura”. 





Mientras recorremos la explanada, una manada de ciervas cruza la montaña con saltos veloces y elegantes.


 A la izquierda se eleva la Peña Redonda, al fondo el majestuoso Curavacas, a la derecha la Oracada con sus tejos que no se llega a ver.


Al fondo el majestuoso Curavacas




Bajamos entre las encinas


"El mar de Traspeña"



Al fondo Peña Redonda, en la peña de la derecha está  "La cueva de Traspeña"





Plantas que crecen en las grietas de la roca,


La jara




viernes, 2 de junio de 2017

Peña Tejedo 1.873 m. -Montaña palentina-


 Peña Tejedo 1.873 m. -Celada de Roblecedo-
                  
-Montaña Palentina- Fuentes Carrionas.

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)
“Sensaciones en la cima”
“San martes”
30 de mayo de 2017
Recorrido circular.
Descripción muy simple.
Partimos del pueblo de Celada de Roblecedo por la Valleja de Bartolano, s la izquierda dejamos la Verdiana, a la derecha Peña del Águila, pasamos Campullao hasta el Collado de Villagonzalo, coronamos Peña Tejedo. Cerca está el valle de Viarce y  Peña sol. Bajamos a Celada por el chozo de las Traviesas.
Comida en Camasobres.

Recorrido:  nivel medio.  11 km.
Montañeros:  Alberto, Otto, Luis, y Teo.





Contemplas el entramado de montañas, cuevas, fantaseas, te recreas con las caprichosas  rocas que alineadas se elevan formando murallas.



video


   “Sensaciones”


Caminas y ves esas líneas naturales que establecen los colores, el brillo de amarillo intenso, la floración de las escobas, el renacer que ha traído el agua de mayo, el campo, los prados verdes, cientos de vacas pastando.
Atrás hemos dejado, la Verdiana, la Peña del Águila, los chozos de Campullao y de las Traviesas.
Ya estamos en la base de la Peña Tejedo. Miramos hacia arriba, frente a nosotros un muro vertical de roca.
 Hay una canal empinada y pedregosa, ¡fantástico!, es la que conduce a la cumbre de la Peña. Tus dedos agarran con fuerza las aristas de las rocas, gateas, te pones de pie, emoción, seguridad. Su cima, todo un ensueño garantizado. Es un mirador espectacular. Contemplas el entramado de montañas, cuevas, fantaseas, te recreas con las caprichosas  rocas que alineadas se elevan formando murallas.
 Guardas en tu retina la grandiosidad de estas pequeñas montañas, hoy hasta  es atractiva la lejana blanca y espesa niebla. 

No nos resignamos a volver a vivir estos momentos.










A lo lejos, Peña Tejedo, todavía queda un buen tramo para llegar.


Caminas y ves esas líneas naturales que establecen los colores


Es el brillo de amarillo intenso, es la floración de las escobas, es el renacer que ha traído el agua de mayo.





Fantásticas y sorprendentes cuevas


Esa es la Peña Tejedo, a la izquierda la canal empinada y pedregosas .


Cueva en Peña Tejedo.


No nos resignamos a volver a vivir estos momentos.


Tus dedos agarran con fuerza las aristas de las rocas, 


Gateas, te pones de pie, emoción, seguridad. 


La canal de la Peña Tejedo



La imaginación trabaja y siempre descubres algo que te sorprende, tal vez........


 El campo, los prados verdes, cientos de vacas pastando.


Puedes fantasear con la roca. ¿un águila?


Chozo de las Traviesas.
















viernes, 19 de mayo de 2017

Cuenca de Tresabuela -Montaña de Polaciones -Cantabria.


 Cuenca de Tresabuela  
-Montaña de Polaciones -Cantabria.

 (Siempre que regresas a la montaña encuentras algo diferente e interesante)
“Sensaciones en la cima”
“San martes”
16 de mayo de 2017
Recorrido circular.
Ruta hecha por iniciativa de Luis.
Punto de partida Tresabuela por el Vallejón las Cabanillas. Pasamos por el Prau Llosu y subimos a las laderas de Peña Labra, Pico Tres Mares y Fuente del Chivo. Regreso a Tresabuela.
Comimos en Lombraña en el Corral de Lombraña.  Muy bien.

Recorrido:  nivel medio.  16 km. 5 horas y media.

Montañeros:  Alberto, Otto, Luis, Teo H. Fernando y Teo Bus.





"Moai" del Pico Peñalabra


La mujer hermosa de la que habla la leyenda, 

   “Sensaciones”

Es la cuenca de Tresabuela. Caminamos entre campos verdes con manchas de setales, camperas, bosques de hayas, abedules, tejos y acebos.
Hemos alcanzado altura y ahí está la pared vertical del Pico Peñalabra. En su base extrema se eleva el monolítico “Moai” labrado por la técnica natural del agua y el viento. Es un rostro gigante de piedra, es arte escultórico producto de la erosión, rostro viviente que vigila y trasmite magia y fantasía al valle de los purriegos.
Miles de acebos, drupas de intenso color rojo reluciente, huellas de oso, venados que saltan, pequeñas cascadas. De la montaña baja el arroyo y escuchas el golpeo sonoro del agua sobre la roca.
. Arriba Pico Tresmares, la Fuente del Chivo. Cruzamos terrenos engorrosos, no hay riesgo alguno y te vas recreando al contemplar la belleza de este estrecho valle cántabro.
La percepción de los sentidos hace vibrar los espacios, la luz y ocurre que, sobre la hierba verde de la ladera, con su cola de novia larga, con su figura sensual de formas caprichosas, aparece transformada la mujer hermosa de la que habla la leyenda. Tal vez se arrastre, pero no es un vulgar vegetal, es la bella mujer que por la noche toma vida y se desplaza cantando por la cuenca de Tresabuela.
Y regresamos al pueblo y la yeguada deja de pacer y juntos yeguas de pura raza, los caballos y los potros nos observan.



Hemos alcanzado altura y ahí está la pared vertical del Pico Peñalabra. En su base extrema se eleva el monolítico “Moai” labrado por la técnica natural del agua y el viento. Es un rostro gigante de piedra, es arte escultórico producto de la erosión, rostro viviente que vigila y trasmite magia y fantasía al valle de los purriegos.


La percepción de los sentidos hace vibrar los espacios, la luz y ocurre que, sobre la hierba verde de la ladera, con su cola de novia larga, con su figura sensual de formas caprichosas, aparece transformada la mujer hermosa de la que habla la leyenda. No es un vulgar vegetal, es la bella mujer que por la noche, toma vida y se desplaza cantando por la cuenca de Tresabuela.


 Huellas de oso, 


Cruzamos terrenos engorrosos, no hay riesgo alguno


Miles de acebos, drupas de intenso color rojo reluciente,


Y regresamos al pueblo y la yeguada deja de pacer y juntos yeguas de pura raza, los caballos y los potros nos observan.








 Arriba Pico Tresmares, la Fuente del Chivo



 Y te vas recreando al contemplar la belleza de este estrecho valle cántabro.






Venados que saltan, 



En lo alto un compañero, y a la izquierda de la roca otro "cara"